¿Son legales las VPNs? Entérate de cuál es el estado legal de las VPNs a nivel global

Jorge Felix Última actualización: Diciembre 19, 2022 Tiempo de lectura: 22 minutos Información
Un vistazo a la legalidad de las VPN

Aunque, hoy en día, las VPN ya no son un lujo. En cambio, son imprescindibles para todos los usuarios de Internet para proteger la privacidad en línea. Sin embargo, dado que las VPN brindan a los usuarios una sensación de libertad en Internet, a las autoridades de numerosos países del mundo no les agradan para sus ciudadanos. Por lo tanto, aunque las VPN son generalmente legales, algunos países han implementado leyes estrictas contra estas herramientas. Y, el uso de VPN en tales regiones puede hacer que enfrente consecuencias legales. Por lo tanto, es aconsejable saber de antemano si las VPN son legales en su país antes de decidir usar una.

Los servicios VPN aparecieron como artículos de lujo para los usuarios más sofisticados y paranóicos del internet. Pero todo ha cambiado y hoy en día se han convertido en herramientas indispensables para proteger la privacidad, anonimato y seguridad digital de todo tipo de usuario.

Sucede también que tener una buena VPN le devuelve a los internautas un sentimiento de libertad al navegar el internet que había quedado desgastado a raíz de las revelaciones de Julian Assange y Edward Snowden. Las VPNs también dejan a los terceros partidos sin la posibilidad de ejercer la vigilancia estrecha sobre ciertos usuarios que ciertos gobiernos del mundo acostumbran. Por eso, precisamente, hay algunas autoridades en el mundo que no gustan demasiado de tener a sus conciudadanos usando VPNs.

El uso de VPNs es perfectamente legal en casi todo el mundo. Solamente algunos países (los que sufren de gobiernos más represivos) han promulgado leyes un tanto agresivas contra ellas. Entonces, usar una VPN en uno de tales países puede acarrear consecuencias legales. Así que conocer y entender el estatus legal de las VPNs en tu propio territorio de residencia es una buena idea, antes de decidirse por adoptar una.

Las VPNs son una suerte de necesidad, dado el panorama general de la seguridad digital en internet hoy en día. Por supuesto, las prestaciones de anonimato y privacidad propias de las VPNs las hacen también herramientas útiles para las actividades criminales. Así que es importante defender la legalidad de las VPNs de la forma más agresiva posible.

La naturaleza paradójica en la noción de anonimato digital da lugar a la pregunta que muchos usuarios se hacen: ¿es legal usar una VPN? Y la respuesta puede ser que “sí”. O que “no.” O las dos al mismo tiempo. Cada país tiene una postura propia en relación a estas herramientas. Mientras que la mayoría de las jurisdicciones consideran que sus ciudadanos no incurren en ningún problema usando una VPN, hay otras que lo consideran un grave delito.

La diferencia en perspectiva y los marcos legislativos que la consignan puede ser una fuente de confusión. Y es por eso que en este artículo intentaremos disolver tal confusión aclarando los lugares del mundo en los que usar VPNs puede ser una cuestión problemática.

¿Qué hace útiles a las VPNs?

Antes de tocar el tema de las VPNs y su legalidad, echemos un rápido vistazo a las formas en las que las VPNs benefician a la mayoría de sus clientes.

Protección de redes corporativas

Las organizaciones de todo tamaño, agencias gubernamentales y otras entidades corporativas están expuestas a los ataques cibernéticos. Si dichas organizaciones no se toman la molestia de aplicar capas adicionales de seguridad a sus redes locales, como una VPN, se arriesgan a sufrir de diversos tipos de daños desde la pérdida de datos hasta la de propiedad intelectual.


Facilitar a los internautas conscientes de la privacidad

Desde los periodistas investigadores hasta los investigadores de ciberseguridad, y pasando por el público en general, las VPNs facilitan la protección de la privacidad de todos. La tecnología evita que los ojos furtivos de terceras personas, rastreadores de web y los anuncios digitales intrusivos (y que a veces sirven para la distribución de malware) les sigan la pista, ocultando sus direcciones de IP.


Garantizar la seguridad en las redes públicas de WiFi

A todos nos encantan los puntos de acceso públicos de WiFi. Son prácticos, gratis, nos ahorran datos en el teléfono y nos permiten estar en línea y trabajar en lugares mucho más agradables que las oficinas. Desafortunadamente, también los ciber criminales gustan mucho de estos puntos de acceso porque suelen transmitir todo su tráfico sin cifrar ni proteger de ninguna forma. Así que los hackers hacen su abasto en aeropuertos, hoteles, cafés y otros lugares donde hay acceso gratuito de WiFi al público.

Las VPNs permiten que cualquier usuario use el WiFi público sin correr riesgos por que todo su tráfico está cifrado con los algoritmos más potentes (AES 256 es la regla, aunque hay proveedores que usan mejor la versión de 128 bits) que convierten su tráfico en una sucesión de ruido blanco. Entonces, incluso si un hacker logra interceptar dicho tráfico, no puede leerlo.


Evitar espionaje e intercepción

Un cibercriminal competente puede interceptar furtivamente todas tus comunicaciones, desde llamadas de Voz por IP hasta mensajes de texto sin mucho esfuerzo. Pero una VPN puede encriptar todo ése trico de forma que, incluso si alguien lo intercepta, no puede extraer información útil si no tiene las llaves de cifrado.